miércoles, 4 de octubre de 2017

EL ESTADO REMATÓ UN EDIFICIO HISTÓRICO, QUE ADEMÁS ESTARÍA POBLADO DE FANTASMAS!




Manifestación de trabajadores antárticos para impedir el remate, el 19 de septiembre de 2017.

 Los trabajadores del Instituto Antártico Argentino llevaron adelante una denodada lucha para tratar de evitar el remate de su edificio histórico situado en Cerrito 1248 de la ciudad de Buenos Aires, pese a lo cual fue vendido a un tal “Fideicomiso para la Vivienda AVE 02” en U$S 9,3 millones el pasado 21 de septiembre. El inmueble está en una de las zonas más cotizadas de la ciudad, por lo que se cree que la antigua construcción será rápidamente demolida para dar paso a un gran emprendimiento inmobiliario, pero lo que no saben los nuevos dueños es que -según las historias que se cuentan- han comprado un edificio poblado de fantasmas.

Insistentes versiones aseguran que distintas personas que desempeñaron tareas en el Instituto Antártico han oído voces extrañas, vieron luces que se prenden solas y objetos que caían sin motivo, así como reportaron apariciones misteriosas, hechos que no serían aislados sino que se producen “casi a diario".



Podadores municipales talaron el gran árbol gomero.

En estos momentos, personal del Instituto está empacando los miles de libros y documentos que atesora la biblioteca para ser trasladados a diversos lugares en depósito, a la espera de que algún día vuelvan a estar accesibles para los investigadores antárticos en un destino definitivo, mientras tanto solo se procura preservar ese importante patrimonio documental luego del remate. Y es precisamente en la sala de la biblioteca que se han reportado inquietantes fenómenos fantasmales, por ejemplo voces que vienen de su interior, en particular se repite la voz de una niña, y cuando alguien se acerca impulsado por la curiosidad encuentra la puerta abierta, la sala vacía y las luces encendidas. También dicen que al rato de de apagar las luces y trabar la puerta los “efectos especiales” pueden volver a repetirse… Y si algún empleado al fin de la jornada dejaba sus pertenencias sobre el escritorio, es posible que a la mañana siguiente las encontrara desparramadas en el suelo.



Biblioteca, en pleno desarme.
Naturalmente, la peor parte de las historias corre por cuenta del personal de vigilancia nocturna. En plena madrugada se han escuchado pasos que bajan firmemente por la escalera. Al tratar de investigar de que se trata, los pasos se apresuran a subir hacia los pisos superiores. Y no solo son fenómenos auditivos, dicen que ciertas noches deambulan unas figuras oscuras por el primer piso,



Entre las más increíbles experiencias hay una que le tocó vivir, hace varios años, a un sereno del instituto. El hombre estaba pasando por una complicada situación familiar, venía de separarse en el mes de diciembre, le tocaba estar de guardia durante el fin de año y se le concedió permiso para que esa noche lo pudieran acompañar sus hijas, que tenían poco más de 20 años. Llevó un par de colchones para que pudieran dormir un rato luego del Año Nuevo, y en plena madrugada las chicas se levantaron sobresaltadas, al escuchar el inconfundible sonido de un piano y la algarabía de un grupo de niños que coreaba el “Feliz cumpleaños”, eran sonidos misteriosos de una fiesta inexistente que llenaban el aire aunque no parecían proceder de ninguna parte. Las jóvenes interrogaron a su padre sobre lo que sucedía: “Ah, debe ser otra vez Benito!” –bromeó el hombre, que ya estaba acostumbrado a este tipo de cosas. Las chicas huyeron despavoridas y nunca más quisieron volver a entrar en ese edificio.

El inmueble, con cuatro pisos y un subsuelo, fue construido en 1917 como “edificio de renta”, y se deduce que la familia de los dueños vivía en la parte frontal, mucho más lujosa que el resto, tiene una espectacular chimenea de mármol, una escalera de madera con elegante balaustrada, en tanto el techo está coronado por un bello vitraux. A partir de 1951 fue sede del Instituto Antártico Argentino (IAA) cuyo primer director fue el expedicionario antártico coronel Hernán Pujato.

  
Luego del remate, la centenaria construcción espera con resignada tristeza su sentencia final. Es inminente que lleguen las máquinas topadoras para demolerla. Ya no habrá investigadores antárticos recorriendo sus pasillos, revisando archivos, planificando expediciones en reuniones intensas, de esas que luego de debatir obligaban a tomar decisiones cruciales sobre hechos que ocurrían en el lejano extremo austral.

Queda flotando la duda sobre si los fantasmas de la casa también optarán por irse o continuarán haciendo de las suyas a los futuros habitantes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SE LANZÓ EN LA FERIA DEL LIBRO LA SEGUNDA EDICIÓN DE "LOS OVNIS DE LA ANTÁRTIDA"

NOVEDAD EN LA FERIA DEL LIBRO   Ya está disponible la nueva edición, recién impresa, corregida, ampliada (y recargada) de "Los ovn...